Entre el tango y el lunfardo

Argentina es un país con una gran diversidad y apoyo a las actividades culturales, llegando a destacarse internacionalmente en muchas artes diversas entre las que se encuentran la literatura, especialmente la guacha, la música, el teatro, la pintura y la escultura, entre otros. En el país se da una gran difusión al arte por medio de conferencias, conciertos, escuelas y eventos variados.

Una de las expresiones culturales más conocidas en el mundo es la música y baile del tango que ha sido, incluso, declarado como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO. Aunque el tango, en sí puede ser instrumental, los tangos que contienen letra suelen contener lunfardo, una argot o jerga, aunque algunos autores le definen simplemente como “un habla”, originaria de Buenos Aires. Aunque, más modernamente, también se le usa en el rock argentino.

El lunfardo era inicialmente utilizado por delincuentes, por eso mismo era asociado y utilizado por personas de clase media baja y baja. Sin embargo, los sucesos cercanos a la Década Infame, y al régimen de Perón, trajeron consigo un gran número de encarcelamientos y “desapariciones,” así como exilios. Por eso mismo, las personas intelectuales pronto entraron en contacto con el lunfardo y lo adoptaron. Pronto, el lunfardo podía verse no sólo en el tango y la poesía, sino también en la boca de un grupo relativamente prestigioso, lo cual contribuyó a que más intelectuales lo utilizaran, convirtiéndose poco a poco en parte de la identidad porteña. Sin embargo, aunque suele resaltársele como un tipo de habla “muy argentina”, varias palabras lunfardas han llegado a diversos países, particularmente a Chile, Paraguay, Bolivia y Perú, especialmente por influencia musical y de cercanía.

La influencia del lunfardo es tan importante y reconocida para la identidad argentina que recientemente, en el año 2000, se declaró al día 5 de septiembre como el Día del Lunfardo.

Leave a Reply